Cardiff

Bienvenidos a la capital del país donde el dragón duerme. Donde los castillos cuentan historias llenas de magia, donde la gente te da la bienvenida con una sonrisa de oreja a oreja y una calidez que te hace sentir en casa.

Cardiff, a pesar de ser una capital joven, ha sido modernizada en los últimos años. Su población estudiantil y de profesionales de todas partes del mundo, la ha convertido en una ciudad cosmopolita, abierta al turismo y a la gastronomía internacional.

Visitar Cardiff nos da la oportunidad de conocer la cultura galesa al mismo tiempo que vamos conociendo la cocina de diferentes partes del mundo.

Conocer  esta maravillosa ciudad en 24 horas no es fácil, pero no imposible. Para nuestro recorrido necesitaremos un buen par de bambas, cámara de fotos, un chubasquero y mucha energía, ya que la mejor forma de conocer Cardiff es caminando.

La primera parada la haremos en Ramon’s. Aquí podréis disfrutar de un desayuno típico británico en Cathays, un barrio estudiantil cerca del centro. Pero si sois más tradicionales, y no os apetece comenzar el día con el colesterol por las nubes, Ramon’s también tiene una selección de desayunos más ligeros y desayunos americanos. La gran variedad que ofrece este sitio lo convierte en un lugar ideal para ir en grupo. Todos encontraran algo de su agrado, ¡incluso los vegetarianos! Llenos de energía nos dirigiremos a nuestra segunda parada, que mejor forma de bajar el desayuno que caminando por el parque de Roath. Aquí podréis disfrutar de una larga caminata que os hará descubrir los rincones que esconde este parque. Preparad la cámara, y sacad vuestro lado más artista fotografiando el jardín de los placeres (The Pleasure Garden), un jardín lleno de diferentes flores que os hará sentiros dentro de Alicia en el país de las Maravillas.

No os olvidéis de seguir el camino hasta el lago, donde os deleitaréis mirando las diferentes especies de aves que caminan libremente junto a este. Cisnes, patos, gansos… Y si sois amantes de la naturaleza silvestre, podéis visitar el jardín salvaje. Un jardín donde la naturaleza crece libremente, donde no hay reglas que seguir. Un pequeño jardín en el que os podéis perder tranquilamente y disfrutar del contacto directo con la naturaleza.

Caminando en dirección al centro, podéis hacer una parada en el Museo Nacional de Cardiff. La entrada es gratuita. Aquí haréis un recorrido desde el Big Bang hasta los primeros asentamientos de la humanidad. Si os gusta la pintura, la escultura y la fotografía, no os olvidéis de subir a la primera planta. Diferentes salas os harán un viaje histórico a través de pintores locales y exquisitas piezas de arte.

Junto al Museo Nacional, os encontraréis con el ayuntamiento, un edificio construido en 1853 y utilizado por la administración local a partir de 1904. Vale la pena fotografiar el jardín y la fuente que yace delante de este edificio.

Nuestra próxima parada será una calle peatonal, Queen Street, donde podréis encontrar diferentes tiendas y artistas callejeros. Seguimos en dirección al castillo. El castillo de Cardiff esconde unos 2,000 años de historia que podréis descubrir en un solo sitio. Desde los asentamientos romanos, pasando por la época victoriana, hasta la Segunda Guerra Mundial.

Es hora de coger algo para comer, y que mejor sitio que el mercado central para descubrir la gastronomía local al mismo tiempo que visitáis un edificio de estilo victoriano. El mercado de Cardiff ofrece una gran variedad económica de diferentes platos locales. Pero no solo encontraréis una gran variedad de comida, si subís a la primera planta, podréis encontrar vinilos y películas de segunda mano a un precio excelente.

Saliendo por St Mary’s Street podéis bajar hasta la bahía. St Mary’s Street es una de las calles más antiguas de Cardiff, que ha cambiado a lo largo del tiempo como resultado de diferentes inundaciones y el rápido crecimiento de la ciudad. Hoy en día, es una calle llena de energía, con mucha vida nocturna. Os recomiendo visitar las arcadas, ya que aquí encontraréis tiendas de delicatesen y verdaderas obras de arte. Un lugar para los amantes de lo original.

Al llegar a la bahía veréis el Wales Millenium Centre, hogar de la ópera galesa. Aquí podéis entrar y echar un vistazo a la belleza arquitectónica con la que fue construido este edificio. También encontraréis la Asamblea Nacional de Gales, la cuál radica en un edificio de cristal construido en el 2006 con la idea de ofrecer un gobierno más transparente a la ciudad.

El trayecto dura unos 20 minutos y os dejara en el parque de Bute. Este parque perteneció al jardín del castillo y fue nombrado después del tercer marqués de Bute, actualmente se considera el corazón verde de la ciudad.

Para regresar de nuevo al centro de la ciudad hay varios servicios de taxis acuáticos con salidas cada media hora.

Es momento de terminar nuestro paseo con una pinta artesanal. Os recomiendo ir al Urban Tap. Un pub en el centro de la ciudad con una estética underground y una de las mejores cervezas y sidras artesanales que podréis encontrar en la ciudad.

Espero que podáis disfrutar de las maravillas de Cardiff y que os enamoré esta ciudad tanto como me enamoro a mí.